Carta a SOL – una amiga querida

Hola Sol, Que tal vás?

Yo bien, sé que no hace mucho que hablamos, pero…. aquí estoy más una vez. Jajaja.

Hace mucho que no tengo un día como el de hoy, no hice nada de increíble, pero la suma de pequeños hechos es justo lo que hace del día de hoy un súper día. Ayer por la noche, antes de acostarme decidí que hoy haría todo distinto de todo lo que vengo haciendo. Comenté a casa que hoy al despertar saldría con Rufus y nadie se creyó. Menuda surpresa tomaron cuando me vieron lista para salir por la mañana, hasta Rufus hice cara de sorpresa. Tenías que haver visto.. Ni mi perro se fió de mí. Tengo la confianza de los míos en la más baja cuota… jajaja. Pero hoy empecé a cambiar esta situación y volveré a sorprender las personas, tal como lo hacía años atrás.

Hablando de eso, de que no me conoces mucho. Estaba pensando, tengo muy pocos amigos, los puedo contar con los dedos de una mano y hay una cosa que es común a todos, siempre cuando hablamos por teléfono o nos encontramos, no dejamos de charlar, tal como nos pasó sábado. Hablamos tan rápido y tanto que nos atropellamos, pero siempre salimos sin moratones y sin multa (por la alta velocidad de nuestra charla, hablamos más rápido que los coches en las autopistas), jajaajaa. Has percebido que en 5 horas no callamos ni 1 minuto? Y cuántos temas tratamos? Ibamos de uno al otro, indo y viniendo, sin perder el filo de la charla y la animación.

Eh, a tí que también te gustan los libros… tengo que dejarte un trozo del último libro que cogí en la biblioteca.

_______

XXI. ?Sueñas alguna vez pobre arruinado burlado y perdido con pequeños y terribles agujeros por encima de todo qé significan esos sueños?

“Pequeños agujeros que muestran dónde golpea la lluvia.

No se equivocaba aquel triste antropólogo que nos dijo que la principal función de la escritura era esclavizar a los seres humanos. Los usos intelectuales y estéticos vinieron luego.

Pequeños agujeros que se dilatan y se rompen.

Llegaron cartas.

Ya los agujeros se multiplican y fluyen hacia la colisión, concéntricamente.

El marido la ató a él con cartas.

O se ralentizan y se simplifican, cuatro tres dos.

Las cartas, un alimento necesario y natural, llegaban con menor frecuencia de lo que suelen hacerlo los alimentos.

Uno.

Las cartas hacían que un día fuera diferente de otro, hacían del si un sol.

En el filo del tejado se produce la aniquilación de agujeros.

Sabes Nahum Tate reescribió El rey Lear en 1681 y sus intervenciones consistieron (además del final feliz) en reducir las apariciones de la palabra si de 247 a 33.

A lo largo de los aleros los agujeros se afanan en aquirir una gota de cielo luminoso.

Decir lo que contienen las cartas es imposible. ?Has tocado alguna vez una superfície metálica con la lengua en invierno? Es más fácil decir qué se siente al no recibir carta.

Se levanta viento y los agujeros se espacen, ya holoides.

En una carta tanto el lector, como el escritor descubren una imagem ideal de sí mismos, bastan breves pasajes deslumbrantes.

La espera se repliega en sus adentros y se lame una y otra vez las patas.

Me muevo por la inercia adquirida en otra vida (escribió el marido).

El cuarto está frío. Tengo que deshacer la maleta. Pero no aún. Ya casi es de noche. Otra sin ti iba a decir pero eso sería demasiado suave.

Otra.

Sigo aferrado a los fundamentos del amor que inventé, si nuestro amor.

No estarás de acuerdo. Pero mira en tu interior. Verás un mundo viajando en silencio por el espacio. Con dos motas. Somo s indisolubles. !Tres minutos de realidad! Es todo lo que pedí.

Ella mira cómo llueve en el tejado. “

_______

Este trozo es uno de los 29 tangos de un libro de Anne Carson, La belleza del marido – un ensayo narrativo en 29 tangos. En este tango Anne habla de cartas y letras intercambiadas entre la mujer y su marido, cartas que atan la mujer a su marido en palabras que esclavizan y la tornan adicta. Creo que también soy una adicta a las palabras, las escritas, los libros y las cartas. Hace mucho que no escribo y mucho más tiempo que no recibo una carta, por eso he decidido empezar mi nueva rotina de escrita con unas cartas. Cuando tenía mis 15 años, en el instituto, criaron un grupo de intercambio de cartas. Como estudié en un colégio-instituto francés, teníamos un grupo con chicos y chicas de otros países (Francia y Bélgica) con edades similares a las nuestras para comunicarnos y praticar el idioma. Intercambié cartas con unas cuantas personas, pero una se destacó. Nuestro contacto fue de los 15 hasta los 17, dejamos cuando accedí a la universidad y apenas tenía tiempo. Él se llamaba Jean, vivia en París y le encantaba el Culture Club. Se vestía tal cual el cantante, Boy George. Era muy divertido y alegre, siempre me enviaba fotos y en todas estaba vestido con ropas muy coloridas y el típico sombrero que usaba Boy George. A mí también me gustaba el Culture Club, pero mi madre no vía ninguna gracia en su ruidosa música y su exótica figura la horrorizaba. Jamás me permitió ir vestida como uno de mis cantantes preferido, algo muy de los jóvenes. Como no me lo permitía, cogía mis cascos, mi rádio o walkeman, y me escondía en la habitación de los fundos, la que no tenía ventana. Allí cantaba, bailaba e imaginaba una vida distinta, lejos de la ditadura materna.

Me encanta bailar, aunque no tenga ritmo ni sepa hacerlo. Ahora hago poco, por mi espalda, pero vez o otra, cuando suena una musica que me gusta mucho, bailo. ?Qué te parecen las musicas abajo? Una es galega y la otra brasileña, espero que a ti te gusten las dos.

Bueno, por hoy es eso. Para quien estaba sin escribir desde que Noé construyó la barca ( jajajajaja) hasta que no fue difícil.

;0p

Como he dicho antes, esta semana envio unas cartas, para la semana a ver lo que pasa, a ver dónde me llevan las letras.

Un besito para ti.

A.F.

4 comentários sobre “Carta a SOL – una amiga querida

    1. A rotina é importante, mas fazer da nossa rotina algo novo é como inovar no simples, criar pequenas faíscas de emoção no dia a dia. Hoje, por exemplo, paguei um caminho distinto para chegar no meu destino é me surpreendi com uma paisagem que não conhecia.
      Quantos as cartas, deveriamos voltar com este hábito, é tão bom receber uma carta, mesmo que seja digital. A ausencia de límites da carta, para mim, é algo apaixonante. Poder escrever tudo e com todas as palavras que precise para expresar meus pensamientos, é sair do mesmo que é imposto pelas redes sociais.

      (Acabo de perceber que tenho dificultades para escrever em português. 🙃😉 Espero que não tenha cometido muitos falhos, kkk)

      Curtido por 1 pessoa

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s