sin pie ni cabeza

Cogí la caja donde tengo mis barajas de Tarot, las miré deseando saber la respuesta a mi pregunta. Hacía días que no las tocaba, siento que no tengo la conexión adecuada con el universo para usarlas. Decido que mismo así me voy a quedar con ellas por un rato. Las toco y las miro con admiración. Cojo una de las barajas y automaticamente mi corazón empieza a orar mientras barajo las cartas. Pensé que había perdido mi conexión, percibo que no. Cierro los ojos, me centro en la pregunta que tengo entre mis pensamientos y con los cascos puestos dejo de oír todos los sonidos exteriores para estar aquí, en este mundo paralelo donde llueve y truena. Aquí entre mirar la ventana con tamaña lluvia y las cartas bajo la luz de velas percibo que soy una mujer distinta, delgada, languida. Con manos finas, dedos largos y anillos de plata manuseio las cartas y poco a poco voy conociendo este nuevo lugar. Una cabaña, la leña tirita en la lareira aquecendo e iluminando la habitación. En mi mesa de trabajo tengo hojas escritas por mí y por otros seres ancestrales, tengo cartas de Tarot que pueden contar la história de la humanidad y velas que me ayudan a sentir la presencia de seres que caminan por los planos de vida, seres de luz y otros sin luz. Miro a mi alrededor, siento la fuerza.

*

Soy interrumpida por una llamada. Volvo al plano que mi cuerpo está, no sé que nombre dar a este plano, Penso en nombre, pero todos los que me vienen a cabeza tienen su punto negativo. No conozco el otro plano, no sé que puedo esperar o vivir allí, pero creo que cualquier otro plano será mejor que este. La llamada era de mi madre, a cada día está mas desquiciada y no sé que hacer con ella. No acepta un médico, dice que no está loca para ir a un loquero. Tampoco acepta la edad que tiene, la vida que lleva, la realidad de la realidad, no acepta nada. será que ella alguna vez transitó por los distintos planes tal como lo hago? será que me estoy poniendo loca como ella?

Intento dejar de lado la sufrida comunicación con mi madre y volver a concentrarme en las cartas, en la música de meditación para poder volver a algun mundo paralelo. No soy capaz. Tengo dolor de diente y tos. Tomo una pastilla y me pongo a mirar por la ventana, no reconozco a nadie. Miro al cielo y veo las nubes cargadas. Va a llover. No quiero estar aquí en este plano, aquí no sé quien soy ni que me depara la vida, no tengo dinero, ni fama, ni trabajo. En este mundo todo gira sobre la materia y no la quiero así como así. O la deseo así como así, pero no la tengo.

En ese mundo la guerra asombra nuestro pasado y ronda nuestro futuro. La ganancia y el ego son amigos y hacen destrozos en las vidas y familias. En ese mundo busco trabajo y es justo sobre eso que iba a mirar en las cartas del Tarot cuando me fue al otro plano y volvi con el sonido de la llamada de mi madre. En este mundo tengo un perro, un perro que sufre epilepsia. Los animales no deberían de sufrir determinadas enfermedades.

Tengo dolor de diente que vá en un creciente, nunca he visto un dolor crecer después de tomar una pastilla… Ese sí, sigue y crece, puto dolor de diente. Como nada en la vida pasa por si acaso… creo que sé lo que significa. Que no he cuidado bien de mis dientes y que voy a conseguir un trabajo para pagar el tratamiento dental. Oh tratamiento caro. Puto dolor de diente, pensé que hoy me libraba del dolor, que vá… ahí lo tengo.

*

Miro las horas, 21:16h, suma 9. Siempre tengo que mirar la suma de los números, como si eso fuera decirme algo. Quizás alguna vez hay dicho, no recuerdo. El 9 representa el ermitaño, un hombre sabio que vive solo. No vivo sola, pero me siento sola la gran mayoría de las veces. Los que viven conmigo viven en otro plano dentro del mismo, muchas veces parece que ni hablamos el mismo idioma. Hay veces que no les echo de menos, porque hacen mucho ruído a casa.

Tengo hambre. Pero no quiero limpiar la cocina de la comida. Lo han dejado todo patas arriba. Quiero ver una película, pero el salón está como la cocina, patas arriba. Por dónde pasan los que viven conmigo lo dejan así, eso no enoja y mucho.

*

Si hoy descubro que tengo mucho dinero lo único que haría es llamar a mi dentista y pedir que por favor me quite este puto dolor de diente. No es fuerte, pero es un dolor constante y que vá con el mismo ritmo del corazón. Pulsa, bum-bum-bum-bum-bum-bum… Joder como pulsa.

Una vez que descubro que tengo mucho dinero, después de ir al dentista y quitar el dolor. Pagaría por adelantado para que me dejara los dientes tal y como los tenía hace 5 años. Bonitos y inteiros. La vida aquí no fue nada fácil y por eso me comi los dientes. Después iria al banco y pagaría todas mis deudas, compraría una caja fuerte y guardaría el dinero en el colchón. Sí, sí, eso mismo que has leído. Compraría una caja fuerte y guardaría el dinero en el colchón en la caja fuerte guardaría mis tristezas y dolores para que nadie las sacara de allí.

2 comentários sobre “sin pie ni cabeza

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s